Translate

domingo, 19 de febrero de 2017

OTRO MOTIVO MÁS PARA EVITAR EL SOBREPESO/OBESIDAD INFANTIL.


El sobrepeso/obesidad en preadolescentes resulta perjudicial para múltiples sistemas  que repercutirá negativamente sobre la salud y calidad de vida (Barlow, 2007; Kramer y Daniel, 2009). En este caso se subraya el efecto indeseado que genera sobre el sistema musculo-esquelético, puesto que incrementa el dolor y con ello, se reduce las conductas actividad fomentando el sedentarismo e incrementando la ansiedad y la depresión. En conjunto esta situación favorecerá la acumulación de grasa y se puede entrar en un ciclo negativo del que puede resultar difícil de salir.  El trabajo de revisión llevado a cabo por Smith et al., (2014) identificaron 10 estudios en los que muestras de entre 2 a 18 años habían sido estudiados en relación con el dolor musculo-esquelético.

En los estudios analizados por estos autores se puede comprobar una relación entre el dolor referido por la muestra y disfuncionales y/o deformidades de las estructuras óseas.

Las regiones articulares donde aparece este tipo de dolor con más frecuencia no es consistente –aunque las zonas que suelen estar afectas corresponden a las articulaciones del miembro inferior y la región lumbar de la columna vertebral-, pero resulta muy común el dolor musculo-esquelético no-específico.

Los autores también pudieron estimar que por cada 10 kilogramos o por cada incremento del 3% del índice de masa corporal que se incrementa el peso en este segmento de la población se incrementará la percepción de dolor articular en un 10%. Esta relación representa un claro factor de riesgo de dolor musculo-esquelético que puede ser arrastrado a la edad adulta.

Dicho dolor reduce la función física y la autoestima generando un impacto negativo sobre su calidad de vida y sobre su hábito de actividad física, puesto que perjudica claramente si rendimiento motor.
Para evitar esta situación –particularmente si no existe patología o lesión ortopédica subyacente- el ejercicio físico y específicamente el entrenamiento de fuerza pediátrico, puede suponer un gran aliado en el manejo de esta situación (Faigenbaum y Busch, 2012).

Referencias bibliográficas.

Barlow SE and the Expert Committee Expert committee recommendations regarding the prevention, assessment, and treatment of child and adolescent overweight and obesity: Summary Reports. Pediatrics. 2007; 120: S164-92.

Kramer RE, Daniels SR. Evaluation of a child for secondary causes of obesity and comorbidities. Nat Rev Endocrinol. 2009 doi:10.1038/nrendo.2009.20

Smith SM, Sumar B, Dixon KA. Musculoskeletal pain in overweight and obese children. Int J Obes. 2014;38:11-5.

Faigenbaum AD, Busch JA. Exercise training for overweight youth: why weight? ACSM’s Certified News. 2012;22:6-12.



El presente artículo pretende realizar una breve recomendación general para este situación médica particular, lo cual NO SUSTITUIRÁ NUNCA, ni el diagnóstico ni el tratamiento tanto médico como terapéutico que se pueda haber emitido. Así mismo, se recomienda que si usted padece la situación tratada a lo largo del artículo, se ponga en contacto con su médico, fisioterapeuta o prescriptor de ejercicio para que puedan realizar un estudio profundo y personalizado de su situación, pudiendo ajustarle al máximo la realización de ejercicio físico o el tratamiento más acertado para usted.


Si te ha gustado esta entrada y quieres expresar o compartir tu opinión y/o experiencia, puedes participar añadiendo tu propio comentario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario