Translate

domingo, 20 de marzo de 2016

Sensibilidad insulínica, ejercicio y personas de edad avanzada

Las personas de edad avanzada ven reducida su sensibilidad insulínica en aproximadamente un 8% por cada década. Esta evolución torna a las personas resistente a la insulina, es decir, que progresivamente requeriran más cantidad de insulina para regular la glucemia. Este deterioro puede estar asociado o no a modificaciones sobre la composición corporal.

En el año 2006, Dipietro et al. (2006) pudieron comprobar que el ejercicio aeróbico de alta intensidad 80% del VO2 pico  ejercía un efecto positivo más acusado y más prolongado sobre la mejora de la sensibilidad insulínica, en personas mayores de 60 años. El programa de ejercicio se repitió 4 días a la semana durante 9 meses.

Tras haber comparado varios grupos, alta intensidad, moderada intensidad y baja intensidad, pudieron concluir que, aunque se debe personalizar en personas de más de 60 años, se puede obtener el citado beneficio metabólico realizando caminatas intensas (manteniendo las pulsaciones entre 115 y 125) durante 4 días a la semana.

Este esfuerzo de alta intensidad implica que el músculo esquelético demande energía metabólicamente, siendo este el principal objetivo del transporte insulínico.

Por lo tanto, como siempre, ejercicio personalizado y progresivo por su puesto, pero en aquellas personas de edad avanzada que tengan un perfil metabólico alterado, el ejercicio debería progresar hacia la alta intensidad para modificar esta saludablemente esta variable que repercutirá positivamente en:

1. Reducción de los requerimiento de insulina para una determinada cantidad de glucosa.
2. Estimulará la oxidación de los ácidos grasos.
3. Ejercerá una acción positiva sobre el control del peso corporal.




Referencia bibliográfica.

DiPietro L,  Dziura J, Yeckel. CW, Neufer D. Exercise and improved insulin sensitivity in older women: evidence of the enduring benefits of higher intensity training. J Appl Physiol 2006;100:142-9.


El presente artículo pretende realizar una breve recomendación general para este situación médica particular, lo cual NO SUSTITUIRÁ NUNCA, ni el diagnóstico ni el tratamiento tanto médico como terapéutico que se pueda haber emitido. Así mismo, se recomienda que si usted padece la situación tratada a lo largo del artículo, se ponga en contacto con su médico, fisioterapeuta o prescriptor de ejercicio para que puedan realizar un estudio profundo y personalizado de su situación, pudiendo ajustarle al máximo la realización de ejercicio físico o el tratamiento más acertado para usted.


Si te ha gustado esta entrada y quieres expresar o compartir tu opinión y/o experiencia, puedes participar añadiendo tu propio comentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario